Candela era una niña muy alegre, deportista, estudiosa, y muy buena amiga, ella siempre estuvo ahí para ayudarme. En el momento en el que la diagnosticarón su enfermedad me derrumbé y fue un momento muy doloroso y triste. A Candela siempre la vi fuerte y sin ningún complejo a pesar de su enfermedad. Ella era la luz y la alegría personalizada. Siempre intentaba mostrar su lado más positivo de la vida hacia sus seres queridos y amigos y nunca se rindió ante nada. Los últimos meses la ví más decaida pero siempre intentaba estar con una sonrisa. Ella era una persona maravillosa y sobretodo con una alegría y ganas de vivir como nadie.   Ella siempre es y será mis ganas de vivir y afrontar los problemas y siempre que pienso en ella me siento orgullosa de haber tenido una mejor amiga tan luchadora y alucinante.   Por favor, donémos a esta organizacion porque es lo mejor que podemos hacer por ella. Y siempre recordad que…

SU SONRISA ES NUESTRA FUERZA.

    (Escrito por Lidia una de las grandes amigas de Candela)

0