La Solidaridad no tiene fronteras. Lena y Héctor junto a sus hijas Clara y Rebeca luchan para acabar con el cáncer infantil porque querían a Candela, vivieron y compartieron su vida antes y después de su enfermedad. En definitiva vivieron muy de cerca el drama del cáncer infantil, la impotencia y la injusticia al no poder hacer nada para evitarlo. Tanto ellos como nosotros, la familia de Candela, hemos tenido que sufrirlo para empezar a luchar.


Ahora no vivien en España, pero eso no les frena en la lucha contra esta enfermedad y hacen lo que pueden, que es mucho, para recaudar fondos para la Asociación.

Lena organiza desayunos solidarios con otras mamás para explicarles que el cáncer nos puede tocar muy de cerca a cualquiera, que no hay fronteras para esta enfermedad, que vivir próximos al cáncer infantil te marca para toda tu vida , que la Ciencia es universal y que no podemos quedarnos parados.

Las niñas en el Colegio, cuando tienen que hacer regalos escolares, cuando tienen que preparar trabajos siempre tienen a  Candela presente y , sus amigas y compañeras del Colegio Leman de Ginebra las escuchan, entienden y apoyan su lucha.

Por todo ello ¡¡ GRACIAS !! a Lena y a su familia, que también es la mía, y gracias a todas las personas que lejos de España colaboráis y apoyáis nuestra lucha que no es otra que la de financiar proyectos de investigación contra el cáncer infantil.

Siempre llevaremos a Candela en el corazón y recordaremos otras etapas de la vida donde fuimos muy felices.

0