El colegio Parque no es un colegio normal, es  especial porque fué el colegio donde Candela estudiaba. Este es el segundo año que vamos para recaudar fondos, y ver de nuevo a sus compañeros y profesores es durísimo para mí y al mismo tiempo muy gratificante. Porque el paso del tiempo hace que los niños crezcan, ya son jovencitos de 13 años, de 2º de la ESO, pero respecto a Candela siempre serán los niños de 5º y 6º de primaria.

Espero y deseo que las lágrimas que la ausencia de Candela provoca en ellos sirva para que maduren en un sentido positivo.

Es lógico que pensar en Candela sea  triste porque no está a nuestro lado físicamente, a ellos les vendrán muchos recuerdos de momentos vividos con ella en clase, en el patio, en las excursiones. Espero que esta experiencia de vida tan dura que les ha tocado vivir tenga algo de positivo, que piensen en Candela como un aprendizaje de que lo importante no son las cosas que se tienen sino los momentos que vivas con los que están a tu alrededor, que hay que luchar por vivir, que la enfermedad o los problemas limitan o hacen que vivamos de otra forma, pero que seguimos vivos.

Gracias a todos estos niños que se volcaron con el puesto de la asociacion, que me dan tanto cariño cuando me ven, gracias al colegio y especialmente a D.Javier, su tutor, que autorizó y organizó este puesto, con el que pudimos seguir recaudando fondos para financiar ciencia y que otros niños con cáncer tengan el futuro que Candela no pudo tener.

Gracias a las familias porque les dísteis el dinero para colaborar comprando alguna cosita, y porque algunos de vosotros seguís apoyándonos con donaciones y con diferentes tipos de colaboración y a pesar del tiempo no os habéis olvidado. 

Gracias papis, mamis y profes por seguir educando a los niños en el valor de la Solidaridad y la importancia de participar en el desarrollo de la ciencia.

¡ GRACIAS!

0